Fabricia

Fabricia nació de mis recuerdos infantiles cuando mi madre me llevaba a la oficina donde trabajaba. Los recuerdos de los interminables pasillos con sus crujientes pisos de madera que conducían a enormes cubículos donde se agolpaban filas de mujeres que escribían en sus máquinas sin mirar a nadie, llegaban con frecuencia a mi memoria. Esta imagen de las mujeres me entristecía, porque sentía que estaban pegadas a los escritorios y no podían hacer nada diferente a escribir. Luego de muchos años surgió de las sombras de la memoria una pequeña niña de papel llamada Fabricia para liberar aquellas mujeres de su destino inexorable de convertirse en máquinas.

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz